Grupo armado se sensibiliza con cinco niños en Nuevo León... los dejan vivos

Alrededor de las 03:00 horas de ayer, un comando armado llegó hasta una casa ubicada en el municipio de Cerralvo, Nuevo León. Los pistoleros levantaron a un matrimonio con sus tres pequeños hijos, y a otra pareja con dos menores más.

Uno de los levantados era Juan Eduardo de 10 años, quien narró que los pistoleros también “agarraron” a su hermanito Jaidé de 1 año, su hermanita Amairani de 7 meses, y a sus papás. Junto a sus tíos y sus primitos Javier Guillermo de 6 años, y Briana de 4 años.

El menor de 10 años, relató que permanecieron en un rancho de seguridad por aproximadamente cinco horas, en el lugar estaba toda su familia secuestrada además seis mujeres y cinco hombres más, gente que no conocía, “Fueron por mi tía, por mi mamá y por mi papá unos señores con pistolas y los llevaron pa´ un rancho. Estaban golpeando a unos señores y a mi papá con un palo, y luego todos se vinieron y fueron con su patrón y estaban golpeando a mi papá y a otro muchacho, y luego ya nos trajeron pa´ acá”, dijo con voz quebrada Juan Eduardo.

El niño indicó que mientras los sicarios torturaban a su papá, un hombre pidió que se taparan los oídos y que se voltearan para otro lado para que no vieran, “Nos taparon los ojos con una garra, estaban hablando por radio”, dijo el menor.

Horas después los hombres subieron a los niños en una camioneta blanca. Luego se cambiaron a un auto rojo, los subieron a uno en color gris, y al final a un taxi que los dejó muy cerca de una plaza comercial ubicada en la Privada Andrés Guajardo y Miguel Alemán, en el municipio de Apodaca, donde un grupo de uniformados les brindaron auxilio.

Los uniformados tomaron a los menores y los trasladaron hasta las instalaciones de la Policía Municipal de Apodaca. Hasta el momento se desconoce el paradero de los padres de los niños, el más grande identificó a sus papás como Jaime y Lucero, mientras que a sus tíos los apodaban Nano y Bebé.

Ninguno de los menores presentaba lesiones físicas, y fueron trasladados al DIF Capullos. Los pistoleros no dañaron a los niños físicamente, se sensibilizaron y no les hicieron nada, los dejaron libres, como en pocas ocasiones sucede. La razón por la que se presenta la imagen de los niños es porque ningún familiar los ha reclamado hasta el momento, y la fotografía puede servir para que los reconozcan.

Buscador

Chatbox
hit
Envía información de tu localidad y será publicada de manera anónima
blogdelnarco@nullhotmail.com

Artículos populares