Ejecutan a padre e hijo en Apodaca, Nuevo Léon

ramDespués de ser perseguidos en su camioneta por un grupo armado, un hombre y su hijo fueron ejecutados, mientras que la esposa de este último resultó herida, en Apodaca.

El atentado fue reportado poco después de las 0:00 horas en el cruce de Cartagena y Adelfas, en la Colonia Praderas de Apodaca, a unos 200 metros del domicilio de las víctimas.

Tras el ataque, la camioneta donde viajaban las tres personas, una Ram Charger con placas SNN 9292, se estrelló contra un poste de luz.

El conductor fue identificado como Raúl Alanís, de unos 50 años, quien quedó sin vida frente al volante. Su hijo, también de nombre Raúl Alanís, de 26 años, quedó en los asientos traseros.

La esposa del joven, identificada como Cinthya, de unos 25 años, sobrevivió al recibir ocho balazos: uno en la cabeza, uno en el hombro derecho, tres en la espalda, dos en el costado derecho y otro más en el fémur de la pierna derecha.

Paramédicos de la Cruz Roja de Monterrey la trasladaron grave al Hospital de Zona 21 del IMSS, donde su estado de salud era reportado como muy grave.

Según las primeras versiones, la camioneta de la familia se desplazaba al poniente por Cartagena cuando repentinamente fue perseguida por una camioneta Cherokee blanca con hombres armados.

Los agresores comenzaron a dispararles antes de llegar al cruce con la calle Adelfas, donde Alanís terminó por perder el control del volante.

La camioneta atravesó el carril central y se estrelló con el poste de madera colocado en el camellón lateral de la arteria.

Ahí, coincidieron algunos testigos que presenciaron la agresión, dos hombres descendieron de la Cherokee y caminando se dirigieron hacia la camioneta roja.

"Caminaron y se fueron disparando hasta llegar a la troca, fueron muchos disparos, no paraban y de repente se fue la luz en todas las casas", refirió un testigo.

A quemarropa, los pistoleros volvieron a abrir fuego contra los ocupantes del vehículo, dejando por lo menos 49 casquillos calibre .223 de fusil de asalto AR-15 regados en el asfalto.

Dentro de la camioneta quedaron sin vida padre e hijo, quienes según familiares, trabajaban en la empresa Femsa desde hace varios años.

En el asiento del acompañante iba Cynthia, quien pudo sobrevivir al ataque y fue atendida por los paramédicos para llevarla al hospital.

La zona quedó sitiada por agentes de la Ministerial, soldados, policías municipales y peritos de la Procuraduría para iniciar con el levantamiento de las evidencias.

Una fuente policiaca cercana a las investigaciones precisó que padre e hijo pudieron recibir por lo menos 15 impactos de bala cada uno.

Debido a la cercanía de la vivienda de las víctimas, algunos familiares llegaron y tuvieron una crisis de histeria al enterarse de su deceso.

Buscador

Chatbox
hit
Envía información de tu localidad y será publicada de manera anónima
blogdelnarco@nullhotmail.com

Artículos populares