Sicarios entran a un domicilio para ejecutar a una persona en Hidalgo

CAMADe certero balazo en el cráneo y frente a su familia, fue asesinado un joven soldador a manos de tres hampones encapuchados, quienes irrumpieron en su domicilio durante la madrugada de ayer.

Tras perpetrar el cobarde crimen, los malandrines escaparon impunemente, con rumbo desconocido, amparados por la oscuridad de la fría madrugada.

A pesar de que agentes de distintas corporaciones de policía buscaron, de forma afanosa, a los presuntos homicidas encapuchados, uno de ellos armado, ya no los encontraron por algún lado.

Minutos antes de las 03:00 horas de la madrugada de ayer, personal del Centro de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C4) de Tula, reportó, vía radio, sobre el funesto hecho, a agentes policiales destacados en la región Tula-Tepeji.

Tras constatar que había el cadáver de infortunado individuo, el cual presentaba un impacto por arma de fuego en el cráneo, los policías, al mando de los comandantes Matías Pérez Espinoza y Pascual Jiménez, solicitaron la presencia de autoridades de la Procuraduría General de Justicia, comisionadas en el distrito de Tula de Allende, a fin de efectuar las diligencias de rigor.

Los representantes sociales, junto con peritos en criminalística de campo y efectivos de la Coordinación de Investigaciones grupo Tula, al mando del comandante César García Nuño, encontraron postrado en el colchón de una cama y bocabajo el cuerpo sin vida de infortunado individuo.

El hoy occiso al parecer respondía al nombre de Francisco Ofelio Reyes Montes de Oca, de 36 años, vecino de la transitada Avenida Ferrocarril Norte, sin número, en Barrio de Bóvedas, en Atotonilco de Tula.

En el lugar, las autoridades ministeriales no encontraron ningún casquillo percutido de arma de fuego.

Por voz de familiares y vecinos, las autoridades conocieron que al parecer el artero crimen ocurrió cuando el extinto se encontraba durmiendo con su familia y repentinamente ingresaron al modesto inmueble, de un solo nivel, tres sujetos encapuchados, uno de ellos portaba pavorosa arma de fuego.

Sin darle tiempo a nada y frente a su familia, los sicarios dispararon al hombre, que era soldador en diferentes compañías de la refinería Miguel Hidalgo.

Tras perpetrar la mortal agresión, los bandidos escaparon impunemente con rumbo desconocido.

Hasta el cierre de esta edición se desconocían los motivos que originaron esta tragedia.

Agentes de la Coordinación de Investigaciones grupo Tula ya comenzaron a realizar exhaustivas pesquisas a fin de esclarecer este cobarde crimen.

Buscador

Chatbox
hit
Envía información de tu localidad y será publicada de manera anónima
blogdelnarco@nullhotmail.com

Artículos populares