Localizan una narcofosa en Guerrero

tresLos cadáveres de tres individuos, que se encontraban desaparecidos desde hace un mes y medio, fueron encontrados la mañana de ayer sepultados en una fosa clandestina, sobre la carretera vieja que comunica de Acahuizotla a Palo Blanco, municipio de Chilpancingo.

A los cuerpos, que ya estaban en avanzado estado de descomposición, fueron encontrados poco después de las nueve de la mañana de ayer, en el paraje conocido como “Nejapa”, anexo al Ejido de Palo Blanco, y se les apreció el llamado “tiro de gracia”, además de que se encontraban atados de pies y manos.

De acuerdo con la información proporcionada por la Procuraduría General de Justicia del Estado, la mañana de ayer los perros de unos labriegos que pasaban por ese lugar comenzaron a escarbar desesperadamente en una zanja de aproximadamente 80 centímetros de profundidad y pronto aparecieron lo que parecía ser el cuerpo de una persona, por lo que inmediatamente dieron aviso a las autoridades comisariales.

Familiares que buscaban a sus familiares desaparecido desde hace un mes y medio, fueron notificados del caso, por lo que se trasladaron a dicho lugar, donde después que escarbaron unos cuentos centímetros se percataron que de la tierra despedía olores fétidos.

Luego, dieron parte a las autoridades ministeriales, por lo que el agente auxiliar del Ministerio Público en turno, Manuel Amado del Río Ruiz y peritos de la Procuraduría de Justicia del estado se trasladó al lugar para realizar las diligencias de ley.

No obstante, fueron los propios familiares de las personas desaparecidas quienes iniciaron las excavaciones, en tanto llegaba el personal del Servicio Médico Forense (SEMEFO).

Una vez que los cadáveres fueron desenterrados, el señor René Locía Ibáñez identificó a uno de los cadáveres, que ya estaba casi convertido en osamenta como Cástulo Antonio Miranda, quien contaba con 53 años de edad, y era originario de Palo Blanco; en tanto que otros de los cuerpos fue identificado con el nombre de Donato de Dios Melchor, de 18 años, quien era originario del poblado de Ojo de Agua San Francisco, municipio de Mochitlán, por su padre, el señor Alvis de Dios Domínguez, de 47 años.

El tercer cadáver no fue identificado por nadie de las personas que estaban presentes en el lugar donde fueron encontrados enterrados de manera clandestina.

En el lugar de los hechos, las autoridades ministeriales hallaron siete casquillos percutidos de calibre .9 milímetros, por lo que se deduce que los tres individuos fueron asesinados en ese mismo lugar, el cual fue sitiado por por elementos del Ejército Mexicano, policías ministeriales, estatales y municipales.

Las dos personas identificadas se dedicaban a las labores del campo y vivían juntos en el paraje conocido como “El Chinicuil”, anexo al poblado de Palo Blanco, municipio de Chilpancingo.

Una vez que el Ministerio Público concluyó con las diligencias de ley, los cadáveres en estado de descomposición fueron trasladados a las instalaciones del Servicio Médico Forense (SEMEFO) de esta capital para los trámites legales correspondientes.

Buscador

Chatbox
hit
Envía información de tu localidad y será publicada de manera anónima
blogdelnarco@nullhotmail.com

Artículos populares