Sin aclararse ejecución de los dos soldados en Sinaloa

balaceraUna verdadera “cloaca” está resultando de las investigaciones que está realizando la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) en relación con la muerte de dos militares a manos de policías municipales el lunes en la madrugada en la colonia 12 de Mayo.

En lo que significaría un “vuelco” en el curso de las indagatorias, el procurador de justicia, Marco Antonio Higuera Gómez, reveló este jueves que no hubo ningún enfrentamiento ni tampoco persecución, como se había estado manejando por los agentes preventivos.

Pero además, entre los cascajos recogidos en el lugar donde quedaron los dos soldados, resulta que algunos de estos casquillos percutidos no corresponden con el calibre de las siete armas de los policías inicialmente involucrados.

Esto hace suponer, dijo el procurador, que pudo haber más gente que participó en la balacera, hipótesis que se está trabajando con mucho cuidado como lo ha ordenado el gobernador, Mario López Valdez.

En entrevista con los medios en la capital del estado, el fiscal de Sinaloa también dejó en claro que al practicarles la prueba de radiosonato a los cuerpos de los militares, no se encontró que hayan disparado arma alguna.

Lo cual echa por tierra también la versión de que los policías fueron recibidos a balazos cuando llegaron a “rescatar” a una mujer supuestamente “levantada” en la colonia Ramón F. Iturbe.

Pero la situación no para ahí, para los cuatro policías implicados, quienes fueron consignados por el MP al Juez Primero Penal la tarde del miércoles.

Los delitos son: homicidio doloso agravado y abuso de autoridad.

Que tampoco hubo persecución

De acuerdo a los videos analizados -del sistema de videovigilancia de C-4- no hubo jamás ninguna persecución, como se manejó desde un principio.

Por lo que se puede deducir que fue en el cruce en donde quedaron en la camioneta -avenida Gabriel Leyva y calle Obrero Mundial a la entrada de la colonia 12 de Mayo- en donde dieron muerte al cabo Fermín Ramírez y al teniente Mario Aquino Ramírez.

La camioneta en la que viajaban presentó 107 impactos de bala de calibre .223 para rifle R-15 y de pistola calibre .9 milímetros.
Estas nuevas versiones oficiales de la procuraduría fueron recibidas como “balde de agua fría” por los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal.

Tampoco hubo ninguna declaración del alcalde Alejandro Higuera al respecto.

Buscador

Chatbox
hit
Envía información de tu localidad y será publicada de manera anónima
blogdelnarco@nullhotmail.com

Artículos populares